diumenge, 26 de març de 2017

La piedra que habla, la piedra de toque

Ovidio en Metamorfosis II nos cuenta la historia de Bato un pastor que fue testigo del robo de las vacas de Apolo por parte de Mercurio. Para asegurarse su silencio el dios le entregó un ternero y Bato le juró que no le delataría diciendo mientras señalaba una piedra: ¡Vete tranquilo! Esa piedra dirá antes tu robo.
'tutus eas! lapis iste prius tua furta loquetur,' 696

et lapidem ostendit.


Si embargo Mercurio dudó de la palabra de Bato y lo puso a prueba. Cambiando su aspecto el dios regresó y le preguntó si sabía algo de unas vacas robadas y le ofreció a cambio un manto y un buey que Bato aceptó contando todo. Por esta razón Mercurio, indignado lo transformó en duro pedernal, que se llama delator
in durum silicem, qui nunc quoque dicitur index, 706


Esta piedra se ha interpretado como la piedra de toque que pone en evidencia la pureza del oro al tocar su superficie.


Para reconocer la pureza del oro existe desde antiguo un sistema que no destruye la pieza a examen que consiste en la comparación visual de las marcas hechas sobre la piedra de toque de la pieza en cuestión y de otras cuya pureza ya nos sea conocida. La ley de la primera será igual a aquella que tenga una marca más semejante en la piedra.
Teofrastro la menciona en De lapidibus, y Plinio en Naturalis Historia, XXX, XLIII, llamándola coticula, heraclida o lidia
 Sobre el oro y la plata, se acompaña una piedra que se llama coticula. Anteriormente, según Teofrasto, sólo la había en el río Tmolo hoy se encuentra en todas partes. Que algunos la llaman la heraclida, otros Lidia. Se presenta en piezas de pequeño tamaño, que no exceden de cuatro pulgadas de largo y dos de ancho. El lado que recibió los rayos del sol es mejor que estaba en la tierra. Los expertos, cuando frotan con la piedra diestros en este arte, con el mineral  dicen pronto si este mineral contiene oro, plata o cobre, y con un escrúpulo de diferencia, y este maravilloso evento es infalible.

Conjunto de piedra de toque y ácidos

Este sistema era el usado por los joyeros a lo largo de la historia hasta que se añadió un procedimiento químico, el uso del ácido nítrico. Actualmente se frota la joya sobre la piedra, dejando una marca en ella. Sobre ésta se vierte una gota de ácido nítrico que no afecta al oro puro, pero hace que disminuya o desaparezca la huella si no lo es. El color de la huella que queda indica a proporción en la que está aleado.



Se puede hacer de dos formas
-sobre una misma marca se van poniendo gradualmente, gotas de ácido nítrico de diferente concentración, comenzando por la más baja (8, 12, 14, 18) hasta que desaparezca la huella. Si esto ocurre con el ácido de 18 es porque la pieza es de 14.



-se usan dos piezas, una de pureza desconocida y otra conocida, por ejemplo de 14 quilates. Hacemos las marcas de ambas piezas en la piedra de toque y vertemos sobre ellas el ácido. Si las dos tienen el mismo cambio en su tonalidad es porque son de la misma pureza. 



La expresión la piedra de toque se usa para expresar aquello que nos permite conocer el valor preciso de una cosa. Son muchas las ocasiones en las que encontramos esta expresión, por ejemplo:



“La improvisación es la verdadera piedra de toque del ingenio.” 
Molière


“Los grandes espíritus se elevan más cuando se ven más caídos. Porque la desgracia es la piedra de toque de la grandeza del alma.” 
Conde de Romanones


"Si nunca has tenido un gran éxito, no sabes lo que vales; el éxito es la piedra de toque de los caracteres.” 
Amado Nervo

“Los críticos no sabrían distinguir y apreciar ni los diamantes brutos ni el oro en barras; en literatura no conocen sino lo que circula, las monedas; ellos son comerciantes, su crítica tiene balanzas, pesas, pero no tiene ni crisol ni piedra de toque.” 
Joseph Joubert




Salutem plurimam