dilluns, 30 desembre de 2013

Annum Novum Faustum Felicem Tibi


Estamos en los últimos días del año 2013. No ha sido un buen año para nosotros pero ponemos nuestras esperanzas en el próximo 2014 confiando en que con él comenzará un nuevo ciclo anual con más alegrías, salud y prosperidad para todos.  

Nos somos originales en las felicitaciones de año nuevo pues ya los antiguos tenían la costumbre de hacerlo y no hay grandes diferencias con nuestro típico: feliz y próspero año nuevo... 

Seguidamente repasaremos cómo se felicitaban en carta y con regalos y si os animáis Charo Marco nos propone cómo podemos hacer la adaptación en su blog De Re Coquinaria

Sabemos que se felicitaban por carta. y se enviaban regalos.Nos han llegado al menos dos muestras epistolares.


  • I. La carta que el gramático Frontón envía a Marco Aurelio deseándole todo lo mejor en el nuevo año para él y toda su familia. (lib. V, XXX)

Annum novum faustum tibi et ad omnia, quae recte cupis, prosperum cum tibi tum domino nostro patri tuo et matri et uxori et filiae ceterisque omnibus, quos merito diligis, precor(...). Vale, mi domine dulcissime.

Te deseo un año nuevo feliz y próspero en todo lo que deseas no sólo para tí, sino también para nuestro señor tu padre, tu madre, tu esposa, tu hija y para todos los demás a los que amas merecidamente.

Adiós, mi dulcísimo señor.


Hostilius Flauianus Cereali
suo salutem 
annum nouom faustum felicem tibi precor
Hostilio Flaviano saluda a su (amigo) Cereal. Te deseo un año nuevo próspero y feliz.
    Como vemos la expresión de buen augurio semejante a la frase que utilizaban para marcar el principio de cualquier empresa
    quod bonum, faustum, felix, fortunatumque esset
Se enviaban regalos para expresar los buenos deseos, especialmente el 1 de enero en las calendas ianuarias. Se llamaban strenae, que Festo explica que se llamaba así el regalo que se hacía en un día consagrado por la religión, en señal de buen presagio. Strenam vocamus, quae datur die religioso ominis boni gratia.
En este día se regalaban ramos de laurel, verbena o de olivo procedentes del bosque sagrado
laurel
de 
Strenia, la diosa de la salud, que infunde valor en las situaciones de peligro (San Agustín De Civitate Dei IV, 11, y 16), como augurio de fortuna y de felicidad (Tíbulo II, 5, 80)

Et sucensa sacris crepitet bene laurea flamis,
Omine quo felix et sacer annus erit.

y que en las llamas sagradas crepite para bien el quemado laurel
y por este presagio próspero y santo sea el año.

Esta costumbre es mencionada por Q. Floro Tertuliano De Idolatria y por Symmachus, (Ep 20, y Ep 28) strenarum usus adolevit auctoritate Tatii regis qui verbenas felices arboris ex luco Streniae, anni novi auspices, primus accepit. De aquí proceden las strenae romanas u obsequios de Año Nuevo de los que Ovidio nos dice que eran dátiles, arrugados higos y la miel que se ofrece encerrada en nívea jarra. Son regalos dulces con objeto de presagiar un año dulce como ellos. En los Fastos I, Jano nos explica la razón de que también se regalen monedas
Ya veo por qué se ofrecen cosas dulces; pero para que ninguna particularidad de tu fiesta se me escape explícame el significado de que se regalen monedas....” ¡qué poco conoces tu siglo cuando crees que la miel resulta más dulce que una moneda que se recibe!(...)
Antaño eran monedas de bronce lo que se regalaba; hoy día el mejor presagio se encuentra en el oro, y la antigua moneda, vencida ha cedido su puesto a la nueva.

Marcial nos añade que eran los regalos con los que el cliente obsequiaba a su patronus, Marcial, libro VIII, epigrama XXXIII, v 13 Con esta ligera capa se cubre el dátil en las calendas de Jano el dátil que con un poco de dinero ofrece el cliente pobre.

Las estrenas se daban incluso a los emperadores, en honor de quienes se acuñaban monedas con la leyenda ANFF abreviatura de Annum Novum Faustum Felicem. 
(Más información sobre la moneda aquí)

Emperador Tito Aelio Cesar Adriano Antonino Augusto Pío. El senado y el pueblo romano un año feliz y próspero (desean) a su piadoso príncipe

Suetonio nos cuenta que Augusto las aceptaba aún estando ausente  De Vita Caesarum, Augustus LVII: Cuando estaba ausente, le dedicaban, en las calendas de enero, regalos en el Capitolio, con cuyo importe compraba preciosas estatuas de dioses que hacía colocar en los diferentes barrios de la ciudad, como el Apolo Sandalitario, el Júpiter Tragediano y otras.

A este respecto conocemos la inscripción de un pedestal de la escultura dedicada a Vulcano por Augusto con el dinero entregado en año nuevo.



Imp(erator) Caesar divi f(ilius) Augustus / pontifex maximus / imp(erator) XIII co(n)s(ul) XI trib(unicia) potest(ate) XV / ex stipe quam populus Romanus / anno novo apsenti contulit / Nerone Claudio Druso co(n)s(ulibus) / T(ito) Quinctio Crispino / Volcano

CIL 06, 00457



Otros regalos eran medallones de terracota o cristal, lucernas, en las que aparece la inscripción y la representación de los regalos propios de las estrenas como dátiles, higos, hojas de laurel, monedas, imagen de Jano, etc
    -lucerna con la representación de la diosa Victoria que lleva un escudo en el que se lee ANNUM NOVUM  FAUSTUM 
    FELICEM TIBI.

    Y también una pequeña pieza de cristal que por la inscripción que la rodea y por la representación del rostro del emperador Cómodo se ha considerado un regalo para él. La inscripción dice ANNVM NOVVM FAVSTVM PERENNEM FELICEM  IMPERATORI (sit).

    Hay ejemplares semejantes sobre medallones de terracota o lucernas con pequeñas diferencias en cuanto a los elementos decorativos y la persona o personas a quien va dedicada, ya que se trata de regalos personales que en caso de las lucernas se colgaban encendidas junto a la puerta durante el primer día del año.



      annum novum faustum felicem mihi / tibi/ mihi et filio ...


    Desde el Hortus Hesperidum deseamos que el año nuevo venga lleno de felicidad para todos 

    ANNUM NOVUM FAUSTUM ET FELICEM VOBIS