diumenge, 5 maig de 2013

Horoscopia

Mosaico de Aion. Gliptoteca de Múnich

En astrología hay una rama que se centra en la ὥρα γενέθλιος (la hora de nacimiento),  que pretende predecir, basándose en la configuración de los planetas y las estrellas en el momento exacto de su nacimiento el desarrollo de la vida futura. En Roma encontró detractores que no admitían el fatalismo implícito de estas doctrinas como Cicerón, que manifiesta en De diuinatione, 2.89:

Argumentan de este modo los que defienden estas predicciones de los caldeos a partir del día de nacimiento: dicen que en el círculo de signos, que en griego se llama zodiaco, hay una fuerza tal que cada una sola parte de este círculo ella sola puede mover a las demás en un sentido y puede cambiar el cielo ... En efecto, como con el avance y retroceso de las estrellas se producen grandes cambios y variaciones de estaciones y temperaturas, ... ellos piensan que de la misma manera los niños al nacer son influidos y configurados por las estrellas y a partir de esto se moldean su ingenio, sus costumbres, su espíritu, su cuerpo, su actividad vital, su suerte y su destino. ¡Qué locura más increíble!


Llegó a estar prohibida la actividad de los astrólogos y se decretó su expulsión. Tácito nos habla de lo que ocurrió en el 19 d. C, en Annales,2.32

Se hicieron también decretos del Senado sobre la expulsión de Italia de los astrólogos y magos: de entre ellos, Lucio Pituano, fue arrojado desde la roca (Tarpeya); a Publio Marcio lo hicieron ejecutar los cónsules a la manera antigua, fuera de la puerta Esquilina, después de ordenar que sonara la trompeta militar.

Sin embargo el fundamento estoico de la teoría de la astrología hizo comenzara a ganar partidarios y que incluso Cicerón considere la observación de las estrellas útil en determinada circunstancias (De divinatione, 2, 90)


El estoico Diógenes concedió una cosa al zodíaco: que podía predecir únicamente con qué carácter o para qué cosas habría de ser especialmente apto cada uno, las demás cosas que declaran sobre los signos, niega que puedan saberse de algún modo.

Manilio en el libro IV de su  Astronomicon hace un estudio detallado de los signos zodiacales. Vamos a ver algunas de sus afirmaciones:


Sobre los nacidos bajo el signo de Cáncer dice:

Tenaz de espíritu, sin atarse a ninguna actividad, concede diversidad de benefcios y la habilidad en los negocios: probar fortuna por las ciudades con mercancía extranjera y, especulando con las carestías de trigo, confiar las riquezas a los vientos y ser capaz de vender los productos del mundo al mundo y establecer rutas comerciales por tierras desconocidas y buscar nuevas ganancias bajo otro sol y con el precio de las mercancías amasar repentinas fortunas.

Sobre los Leo:
Vaso de los signos del Zodíaco de Calahorra


¿Quién puede dudar cuál es la naturaleza del monstruoso Leo y qué cualidades otorga a los que nacen bajo su signo? Siempre prepara nuevas luchas, nuevas batallas de fieras y vive del espolio y las rapiñas de los ganados; a los que nacen bajo este signo los domina este afán: adornar sus imponentes puertas con pieles, colgar en sus casas las presas capturadas, someter los bosques con el miedo y vivir de la rapiña...Su temperamento está igual de dispuesto para los repentinos ataques de ira que para el fácil arrepentimiento y los sentimientos de su corazón son sencillos....

De los nacidos en el signo de Virgo:

 A quienes al nacer Erígone, les describió la vida, ella los encaminará hacia el estudio, preparará sus mentes para doctas actividades y no les ofrecerá tanto acumular una fortuna como interesarse por las causas y los efectos de las cosas. Ella les dará el encanto de la palabra, el poder de la elocuencia y una mente brillante, para que puedan ver todas las cosas, aun las escondidas por los oscuros secretos de la naturaleza. Será veloz un secretario, que convierte la palabra en letra y cuyas notas sean más veloces que las palabras y toma con sus nuevas abreviaturas las numerosas palabras de que habla deprisa.

Un testimonio hispano de la influencia del zodíaco es un vaso cerámico que se encontró en 1996 en el Alfar de "La Maja" en Calahorra ( Logroño). Este vaso de terra sigillata hispánica está firmado por G. VAL. VERDULLUS  y contiene la representación de los signos del zodíaco en un orden no canónico y con una frase en la base:






 His signis · et · astris · nascuntur · omines (sic) 


 Bajo el influjo de estos signos y astros nacen los hombres




Las imágenes son de una réplica del vaso de Verdullo hecha por la Asociación Amigos de la Historia de Calahorra.



Terminamos este post con una visión de la horoscopia no tan técnica, sino muy personal, la que nos transmite Petronio en la Cena de Trimalción 1.39.5 y ss

Nadie puede sorprenderme con novedades: aquel plato os ha dado la prueba (pues requiere una explicación). Este cielo, habitado por doce dioses, se nos presenta bajo otras tantas formas, y aquí lo vemos como Aries. Los nacidos en este signo tienen muchos rebaños y mucha lana, pero además, la cabeza dura, la frente sin vergüenza y el cuerno puntiagudo. En este signo nacen la mayor parte de los eruditos y sus borreguillos.

Alabamos a nuestro astrólogo por su fino humor, y prosiguió:

- Después todo el cielo se transforma en el querido Tauro: y entonces nacen los coceadores, los boyeros y los buscavidas. En Géminis nacen los caballos de biga, los bueyes de yugo , los cojones y los que enlucen dos paredes a la vez. En Cáncer nací yo. Por eso me sostengo en muchos pies ya que tengo muchas propiedades en mar y tierra, pues en ambos elementos el cangrejo se las apaña bien. Esta es la razón por la que antes no puse nada sobre este signo: no quiero parecer pedigüeño a mi estrella. En Leo nacen los tragones y los autoritarios . En Virgo, los afeminados, los fugitivos y los encadenados. En Libra, los carniceros, los perfumistas y todos los que venden al peso. En Escorpio, los envenenadores y los asesinos. En Sagitario, los bizcos: los que miran la verdura y cogen el tocino. En Capricornio, los atormentados, a los que por su mal genio les nacen cuernos. En Acuario, los taberneros  y los calabazas. En Piscis, los cocineros y los rétores. De esta manera el orbe gira como una rueda de molino, ejerciendo siempre su maleficio tanto en el nacimiento como en la muerte de los humanos. En cuanto al césped que veis en el centro y al panal colocado sobre él, sabed que no hago nada sin intención. En el centro está la madre Tierra, redonda como un huevo. Todo lo bueno, como aquel panal, está contenido en ella.

Si queréis más información sobre los platos que correspondían con cada signo en esta cena visitad este enlace del blog De Re Coquinaria, Invitados a la cena de Trimalción.

Salutem plurimam!

2 comentaris:

Jose ha dit...

Muy interesante.

¿Explica Tácito por qué fueron expulsados de Italia los astrólogos?

Amparo Moreno ha dit...

Hola Jose
Los astrólogos expulsados de los que habla Tácito lo fueron por ser sospechosos de participar en una conspiración contra el emperador. Pero no se trata de un caso aislado, hubo más expulsiones por otras razones. Haré un post más adelante para tratar este tema con más detalle. Gracias por tu comentario
Saludos