dimecres, 19 desembre de 2012

Horas de la noche romanas y la Misa de Gallo

Las doce horas nocturnas eran agrupadas en cuatro bloques de tres horas, a los que se llamaba vigiliae:

prima vigilia, la tarde de 18 a 21 h
secunda vigilia, la noche de 21 a 24 h
tertia vigilia, la medianoche de 24  a 3 h
quarta vigilia, la madrugada de  3 a 6h

Leyendo a Censorino De die natali XXIV y Macrobio Saturnalia, libro I, III, 12 y ss,  constatamos que estas subdivisiones de la noche tenían otras denominaciones más concretas


Censorino, De die natali XXIV, Empezaré por la media noche, que es el comienzo y el final de los días romanos. El tiempo que sigue a éste se llama de media noche; sigue el gallicinium (canto del gallo), cuando los gallos empiezan a cantar ; a continuación el conticium, cuando callan (conticent); luego viene el ante lucem (antes de la luz) y más tarde el diluculum, el amanecer, cuando, sin haber salido el sol todavía, ya hay claridad. El secundum diluculum se llama mane (la mañana), cuando se ve la luz, después de la salida del sol; después viene el ad meridiem (antes del mediodía, a media mañana), el meridies, que es el nombre del mediodía, y el de meridie (después del mediodía, a media tarde); luego llega la hora suprema (la última), aunque la mayoría considera que ésta es después del ocaso, porque en las Leyes de las Doce Tablas esta escrito que " el ocaso del sol sea la última parte del día"; pero después el tribuno M. Pletorio publicó un plebiscito en el que estaba escrito que "el pretor urbano, el que lo es ahora y el que lo vaya a ser en el futuro, tenga dos lictores a su lado e imparta justicia a los ciudadanos hasta la hora última, es decir hasta la puesta del sol"

A la hora última siguen las vesperae (el atardecer), es decir, el tiempo anterior a la salida de esa estrella que Plauto llama Vesperugo, Ennio Vesperus y Virgilio Hésperon. De aquí en adelante es el crepusculum, llamado así porque las cosas poco claras se llaman crepera, y no está claro si este tiempo pertenece a la noche o al día. Viene después ese tiempo que nosotros llamamos luminibus accensis (con las luces encendidas) y que los antiguos llamaban prima face (de la primera antorcha); llega por fin el concubium, la hora de acostarse (concumbere); a partir de aquí viene la noche intempestiva, esto es, poco apta para hacer nada que se a provechoso (tempestivum). Es entonces, cuando se habla de ad mediam noctem (hasta la media noche) y media nox (medianoche).


Macrobio Saturnalia, libro I, III, 12 y ss,

El día tiene la siguiente división. El primer período del día es denominado media noctis inclinatio (declinación de la media noche); luego gallicinium (canto del gallo); a continuación conticuum (silencio), cuando los gallos callan y los seres humanos todavía descansan; después diluculum (amanecer).- esto es, cuando comienza a distinguirse el día-  finalmente, la mañana, cuando el día es claro.

La mañana recibió su nombre, bien porque el origen de la luz emerge de los inferiores, es decir de los Manes, bien-lo que me parece más seguro-por el presagio de un buen nombre. En efecto, los lanuvinos dicen mane en lugar de bonus (bueno); del mismo modo, también entre nosotros, lo contrario es inmane (por ejemplo, inmanis belua, bestia extraordinaria, o immane facinus, crimen extraoridinario, en lugar de non bonus,

Después de la mañana, pasamos al meridiem, esto es el mediodía; a continuación el período siguiente es denominado occiduum (declinación) y luego suprema tempestas  (último plazo) , esto es el momento más al final del día, tal como quedó expresado en la ley de las XII tablas : la puesta del sol será el último plazo.

Después vespera, término que ha sido tomado de los griegos. Pues ellos la llaman héspera por la estrella Héspero, por ella Italia incluso es denominada Hesperia, porque está próxima al ocaso. A partir de este momento se denomina prima fax (primera antorcha), luego concubia (hora de acostarse) y finalmente intempesta (desfavorable), hora que no resulta adecuada para realizar nada.


Intentando relacionar cada vigilia numérica con el nombre del momento tendríamos lo siguiente:

Prima vigilia, la tarde de 18 a 21 h, solis ocassus, vespera, crepusculum, prima fax
Secunda vigilia, la noche de 21 a 24 h,  concubium, nox intempesta
Tertia vigilia, la medianoche de 24  a 3 h, media nox, gallicinium
Quarta vigilia, la madrugada de  3 a 6 h, conticinium, ante lucem, diluculum, solis ortus


Diluculum  de Jorge Barbi



De estas denominaciones es curiosa la permanencia de la palabra gallicinium. Con el cristianismo Sixto III en el siglo V d.C.  introdujo la celebración de una misa para celebrar el nacimiento de Cristo la noche del 24 de diciembre en la vigilia nocturna de la media noche "hacia el canto del gallo" en la Basílica Santa María la Mayor de Roma. Por eso se quedó con el nombre de Misa de Gallo.

Salutem plurimam!