dissabte, 16 desembre de 2006

Saturnalia

Fiestas en honor de Saturno, instituídas en el 497 aC, a.d. XVI Kalendas Ianuarias (17 de diciembre) para conmemorar la inaguración de su templo. En un principio sólo duraban un día. Pero César le dió dos días más, Augusto y Calígula aumentaron cada uno un día y Domiciano dos más, con lo que llegaron hasta el 23 de diciembre.
Comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno en el foro, donde estaba depositado el erario o tesoro público guardado por los cuestores. Allí se liberaba a la estatua del dios de la cinta de lana que rodeaba su pedestal para impedirle que abandonara Roma. En esos días en la ciudad había una gran alegría ya que no había clase, ni sesiones del Senado, ni juicios, ni se ejecutaban las sentencias de muerte, en cambio se concedía la libertad a los prisioneros, quienes dejaban sus cadenas en el templo de Saturno como agradecimiento, se invertían las clases sociales y los esclavos que llevaban el pileus ( gorro cónico) como símbolo de libertad (vid. infra) iban vestidos con las ropas de sus amos y eran servidos por ellos, a los que podían criticar sin miedo. Estaba permitido hacer sorteos de loteria y se levantaba la prohibición de los juegos de azar, se celebraban banquetes públicos, se hacían regalos, velas y sigillaria (muñecos de terracota) y había espectáculos de gladiadores.
En los banquetes se sorteaba el cargo de princeps Saturnalicius que daba mandatos irónicos y burlescos a sus temporales súbditos, imponiendo su voluntad.«Una vez que los dados deciden que seas el rey, tienes derecho a que nadie te imponga ninguna orden ridícula y, sin embargo, tú puedes ordenar a quien se te antoje que diga algo vergonzante acerca de sí mismo, puedes ordenar a otro que cargue a hombros a la flautista y la pasee por la casa»(Luciano, Saturnalia IV).

La representación gráfica del mes de Diciembre en el calendario de Philocalus (del año 354 d.C.) evoca la fiesta de las Saturnales ya que nos muestra, entre otros motivos, una mesa de juego con dados y cubilete y en el margen lateral dice: "Ahora, esclavo doméstico, puedes echar una partidita con tu señor". Esto podía entenderse en sentido estrictamente literal. Sabemos que en las Saturnales el esclavo tenía licencia para "dar la vuelta a la tortilla" y decir a su señor verdades incómodas. El mundo quedaba patas arriba y podía ocurrir que los señores sirvieran a sus propios esclavos.

Así nos cuenta Marcial las Saturnales, Libro XI Epigr. VI

Unctis falciferi senis diebus,
regnator quibus imperat fritillus,
versu ludere non laborioso
permittis, puto, pilleata Roma.
5 Risisti; licet ergo, non vetamur.
Pallentes procul hinc abite curae;
quidquid venerit obvium loquamur
morosa sine cogitatione.
Misce dimidios, puer, trientes,
10 quales Pythagoras dabat Neroni,
misce, Dindyme, sed frequentiores:
possum nil ego sobrius; bibenti
succurrent mihi quindecim poetae.
Da nunc basia, sed Catulliana:
15 quae si tot fuerint quot ille dixit,
donabo tibi Passerem Catulli.

En los días jubilosos del anciano armado de hoz (1), , en los que domina como rey el cubilete de los dados (2), permites, yo creo, Roma cubierta con el gorro de los libertos (3), bromear con verso no laborioso. Te has reido; está permitido, por tanto, no se nos prohíbe. Marchad lejos de aquí, pálidas preocupaciones; voy a hablar de todo lo que se me ocurra, sin fatigosa meditación. Sirve, muchacho, vino hasta la mitad en unas copas como las que Pitágoras (4) ofrecía a Nerón, sirve, Díndimo, pero en más número: yo sin haber bebido no soy capaz de nada; cuando bebo, vienen en mi ayuda quince poetas. Dame ahora besos, pero como los de Catulo (5): si fueran tantos como los que él dijo, yo te regalaré el “Pájaro” de Catulo (6).

(1) Saturno.

(2) Porque en los días ordinarios los juegos de azar estaban prohibidos.

(3) Se usaba durante las Saturnales en señal de la libertad de que se disfrutaba

(4) Copero de Nerón

(5) Cfr Catulo V

(6) De sentido ambiguo. Puede tratarse de un gorrión o bien del libro de Catulo al que se daba este nombre.


Y ahora el final de las Saturnales: Libro V, Epigr. LXXXIV

Iam tristis nucibus puer relictis
clamoso revocatur a magistro,
et blando male proditus fritillo,
arcana modo raptus e popina,
5 aedilem rogat udus aleator.
Saturnalia transiere tota,
nec munuscula parva nec minora
misisti mihi, Galla, quam solebas.
Sane sic abeat meus December:
10 scis certe, puto, vestra iam venire
Saturnalia, Martias Kalendas;
tunc reddam tibi, Galla, quod dedisti.

Ya el niño, entristecido por haber abandonado las nueces (1), es llamado de nuevo por el maestro chillón y el tahúr, traicionado violentamente por el cubilete seductor, sacado inmediatamente del garito clandestino, borracho pide clemencia al edil. Las Saturnales han terminado totalmente y no me has enviado pequeños regalos ni menores de lo que acostumbrabas. Vayáse en buena hora mi Diciembre: sabes ciertamente, creo, que se acercan ya vuestras saturnales, las calendas de Marzo (2). Entonces te devolveré,Gala, lo que me has regalado.

(1) las nueces era el juego propio de los niños. Con ellas se entretiene durante las vacaciones

(2) el 1 de marzo era costumbre hacer regalos a las mujeres.

PILEUS: Aquí encontrarás una descripción del gorro frigio y una plantilla para hacer uno. Y aquí verás su uso como símbolo de libertad tras el asesinato de César en los idus de Marzo del 44 aC. Esta identificación del gorro frigio cónico con la libertad nos ha llegado hasta hoy como podemos ver en las alegorías de la República.